Las Áreas Protegidas son a perpetuidad. No a la Derogación de la Ley Nº 600/2003

El proyecto de ampliación del ejido urbano de Tolhuin desplaza un área protegida y causa gran preocupación en la comunidad.

Impulsado en primera instancia por el legislador Fernández y ahora nuevamente por el legislador Furlan, fundamentado, entre otros aspectos, en los pedidos de terrenos para casas de fin de semana, el proyecto implica la derogación de la Ley Nº 600/2003 mediante la cual se creo la Reserva Provincial de Usos Múltiples Río Valdez.

La desafectación de la RESERVA DE USOS MULTIPLES RÍO VALDEZ, creada por ley según el espíritu de nuestra Constitución Provincial, constituye un pésimo antecedente para la provincia, tanto turística como institucionalmente, resulta contradictoria, va en desmedro de la conservación de los recursos provinciales y atenta contra el uso recreativo y turístico, tanto de los habitantes de nuestra provincia como de quienes nos visitan.

La Reserva Provinciale de Río Valdez (creada por Ley Provincial 600) ha sido declarada Reserva de Usos Múltiples y, por lo tanto, admite una serie de usos absolutamente compatibles con la mayoría de los considerandos y necesidades planteadas en el proyecto de ley citado.

En este sentido, en ambas reservas se realizaron tareas en vistas de su implementación efectiva: cuentan con un plano de mensura elaborado por la Dirección General de Catastro y con senderos de interpretación, entre otras cosas, ofreciendo una oferta turístico-recreativa para la puesta en valor de estas áreas, cuyo principal beneficiario es la comuna de Tolhuin.

Continuar en este camino debería proveer las herramientas necesarias para promover un turismo basado en la naturaleza, así como oportunidades de recreación y desarrollo para la población local, sin por ello dejar de cumplir el objetivo para el cual fueron creadas.

Las áreas protegidas son una herramienta fundamental para conservar la diversidad biológica y proveer servicios ambientales. En este sentido, en la X Conferencia de las Partes de la Convención de Diversidad Biológica de las Naciones Unidas, los países -incluida la Argentina- acordaron proteger un 17% de cada región natural del mundo para 2020.

Actualmente, nuestro país cuenta con un 7,7% de su territorio continental protegido, gracias a un trabajo conjunto entre la Nación, provincias y el sector privado. Sin embargo, este porcentaje está lejos del 12% promedio a nivel global que ya se encuentra protegido, y más lejos aún de la nueva meta fijada por la Convención de Diversidad Biológica.

 

La provincia de Tierra del Fuego, a partir de lo que establece su Constitución Provincial, ha venido trabajando en esta línea. No obstante, al igual que a nivel nacional, cuenta solo con un 7,41% de su superficie protegida (1,91% corresponde al territorio incluido dentro del Parque Nacional Tierra del Fuego, y el 5,5% restante se reparte en diferentes Reservas Provinciales).

Las áreas protegidas revisten un valor fundamental por los servicios ambientales que brindan a la sociedad. Entre ellos, oportunidades de desarrollo a través del turismo, una actividad a la que la provincia de Tierra del Fuego viene apostando fuertemente en los últimos años, y donde las riquezas naturales de la provincia juegan un rol fundamental.A modo de ejemplo, el Parque Nacional Tierra del Fuego recibe unos 250 mil visitantes por año.

Las áreas protegidas son creadas para conservar los recursos naturales y los servicios ambientales que brindan a la sociedad de forma permanente y a perpetuidad. En este sentido, existen antecedentes en la Argentina de intentos de desafectación de áreas protegidas existentes, que han generado instancias judiciales con la intervención de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Entre los ejemplos recientes se encuentran: la desafectación de la Reserva Provincial General Pizarro (Salta), Parque Nacional Iguazú (Misiones) y, más recientemente, el Parque Nacional Sierra de las Quijadas (San Luis). En estos últimos casos, la Corte Suprema de Justicia de la Nación tomó intervención, dictando su competencia originaria, y planteando medidas cautelares que dejaron en suspenso la desafectación.

FUENTES VARIAS

Día Internacional de la Biodiversidad

2010 es el Año Internacional de la Biodiversidad de las Naciones Unidas. Representa un hito para la preservación de la diversidad de la vida sobre la tierra. ¿Qué es la diversidad biológica o biodiversidad? ¿Por qué es importante? ¿Por qué seguimos perdiendo especies, genes y ecosistemas a un ritmo sin precedentes? ¿Cuáles serán las consecuencias? ¿Cuáles son los costos? ¿Y cómo podemos revertir esta tendencia? Estas y otras cuestiones similares serán debatidas ampliamente durante el año 2010. El objetivo es ayudar a la gente a comprender la importancia de la diversidad biológica para un desarrollo provechoso y sostenible en el planeta Tierra. El 22 de mayo es un día especial por cuanto en esa fecha el mundo celebra todos los años el Día Internacional de la Biodiversidad. Esta es una gran oportunidad para llamar la atención del público sobre las cuestiones que están en juego. Un año clave… El 2010 marca un año de objetivos clave en relación con el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) La Asamblea General de las Naciones Unidas, en setiembre de 2010, y la Conferencia de las Partes (COP) del CDB, en octubre de 2010, evaluarán los avances realizados. Los aportes científicos para estas evaluaciones procederán del estudio “The Economics of Ecosystems and Biodiversity (TEEB)” (Aspectos Económicos de los Ecosistemas y la Biodiversidad), realizado para demostrar el impacto de la biodiversidad y los ecosistemas en la economía mundial. Además, se insta a todos los países a promover la concienciación pública sobre la importancia de la diversidad biológica. … que ofrece grandes oportunidades El Día Internacional de la Biodiversidad es un evento público que sirve para destacar la importancia de los ecosistemas para el bienestar humano. Durante 2 a 4 semanas en torno al 22 de mayo, una amplia variedad de personas de los países participantes serán invitadas a explorar y analizar conjuntamente un ecosistema local. La idea es evaluar y demostrar el valor de este ecosistema y su biodiversidad de una manera comprensible para todo el mundo. En cooperación con el equipo del estudio TEEB, se evaluará el “valor” de ecosistemas ejemplares. Los gobiernos, fundaciones, compañías, organizaciones no gubernamentales, los medios de comunicación y otros socios están invitados a sumarse y contribuir a su evento local. Con el esfuerzo conjunto de todos los socios individuales, se podrá pintar un cuadro global de todo lo que la diversidad biológica ofrece a los seres humanos.